• 24 horas/ 365días
  • Teléfono de Contacto: 954 502 428
  • Teléfono de Urgencias: 954 280 320

Separación

Solicitenos Oferta sin compromiso

Desde 290 €

Separación Matrimonial en Sevilla

La Separación es una situación jurídica intermedia entre el matrimonio y el divorcio. En muchos ordenamientos jurídicos, la ley no contempla la posibilidad del divorcio, por motivos principalmente religiosos o culturales (el caso emblemático es el del Derecho canónico, que ha influido bastante en muchos ordenamientos jurídicos de países de mayoría cristiana). La Separación permite que siga existiendo el vínculo matrimonial, mientras que se terminan muchos de los derechos y obligaciones existentes para una pareja casada.

La Separación, para un pareja en crisis, en principio debería de plantearse como un alivio y solución ante una situación de enfrentamiento, ruptura y desafecto que hace desaconsejable el mantenimiento de la convivencia común, en especial por el propio interés de los hijos, sobre todo si son menores. Ahora bien, este remedio, en ocasiones, muchas más veces de las que socialmente serían deseables, se convierte en un trauma, una guerra en la que los verdaderos perdedores y víctimas son los hijos.

Se diferencia habitualmente entre la situación de Separación de hecho y la de Separación judicial. En ambos casos se da la situación fáctica de separación de la pareja, y ruptura de la convivencia.

  • La Separación de hecho, se produce desde el momento del cese de la convivencia, incluso desde antes, puesto que no puede hablarse de relación conyugal cuando en la pareja no existe situación de afecto, compromiso, fidelidad, confianza y ayuda recíproca, pilares que constituyen los cimientos en los que se sustenta el matrimonio. La Separación de hecho, por lo tanto, es una situación fáctica, aunque se le reconoce algún efecto jurídico.
  • La Separación judicial (que es a la que aludimos normalmente cuando hablamos de separación matrimonial) es la establecida mediante una sentencia judicial e implica un mayor número de efectos jurídicos que la separación de hecho. La liquidación del régimen económico matrimonial, las pensiones y custodias correspondientes, por ejemplo, las dicta necesariamente el juez.

El procedimiento judicial, aunque nadie lo desee, es necesario para poder determinar las relaciones familiares presentes y futuras. Así, se establecen las siguientes medidas:

  • Las relaciones de los padres con los hijos menores, especialmente las relativas a la guarda y custodia y al régimen de visitas
  • Atribución de uso y disfrute del domicilio familiar habitual
  • Contribución a las cargas del matrimonio:
    • Alimentos de los hijos, e incluso del cónyuge que lo necesite.
    • Las deudas del matrimonio, cargas e hipotecas.
  • Atribución de los bienes gananciales, los pertenecientes a ambos cónyuges cuando el matrimonio se formalizó bajo el régimen legal de sociedad de gananciales

Estas medidas se pueden adoptar:

  • PROVISIONALÍSIMAS: Con carácter previo a la propia petición de la separación
  • PROVISIONALES: Una vez interpuesta la demanda de separación y con carácter previo a obtener la sentencia
  • DEFINITIVAS: Una vez que se dicte sentencia. En los procesos de separación y divorcio de mutuo acuerdo, las medidas las acuerdan los cónyuges en un CONVENIO REGULADOR, siendo éste el que el Juez, en la sentencia, eleva a MEDIDAS DEFINITIVAS

Actualmente, tras la reforma del Código Civil, la separación y el divorcio se pueden instar de dos formas:

  • De forma consensuada: DE MUTUO ACUERDO
  • No consensuada: CONTENCIOSO

 

Compártelo

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn
Escribir comentario (0 Comentarios)

Somos profesionales colegiados

Suscríbase a nuestra revista digital. Es gratuita.

Copyright © diseño: safinco.com -  Condiciones legales - Safinco en Google