• 24 horas/ 365días
  • Teléfono de Contacto: 954 502 428
  • Teléfono de Urgencias: 954 280 320

Términos y condiciones legales

1. Datos de la empresa:

En cumplimiento del artículo 10 de la Ley 34/2002, de 11 de julio, de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico, a continuación se exponen los datos identificativos del grupo empresarial:

  • Denominación Social: SAFINCO, S.L.
  • CIF: B-41.534.348
  • Domicilio Social: Calle Adriano, 7 - Planta Primera - 41001 Sevilla (Sevilla - España)
  • Teléfono: 954502428
  • Fax: 954330012
  • E-mail de contacto: safinco@safinco.com
  • Datos de Inscripción en el Registro Mercantil de Sevilla: Tomo 1507 - Folio 141 - Hoja SE-6066 - Inscripción 1ª


2. Propiedad intelectual:

Salvo que se indique lo contrario, el código fuente, los diseños gráficos, las imágenes, las fotografías, los sonidos, las animaciones, el software, los textos, así como la información y los contenidos que se recogen en el presente sitio web están protegidos por la legislación española sobre los derechos de propiedad intelectual e industrial a favor de www.safinco.com y no se permite la reproducción y/o publicación, total o parcial, del sitio web, ni su tratamiento informático, su distribución, su difusión, ni su modificación, transformación o descompilación, ni demás derechos reconocidos legalmente a su titular, sin el permiso previo y por escrito del mismo, www.safinco.com

El usuario, única y exclusivamente, puede utilizar el material que aparezca en este sitio web para su uso personal y privado, quedando prohibido su uso con fines comerciales o para incurrir en actividades ilícitas. Todos los derechos derivados de la propiedad intelectual están expresamente reservados por www.safinco.com.

www.safinco.com velará por el cumplimiento de las anteriores condiciones como por la debida utilización de los contenidos presentados en sus páginas web, ejercitando todas las acciones civiles y penales que le correspondan en el caso de infracción o incumplimiento de estos derechos por parte del usuario.


3. Protección de datos de carácter personal:

En el marco del cumplimiento de la legislación vigente, recogida en la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, sobre Protección de Datos de Carácter Personal (LOPD), cuyo objeto es garantizar y proteger, en lo que concierne al tratamiento de los datos personales, las libertades y derechos fundamentales de las personas físicas, y especialmente de su honor e intimidad personal, SAFINCO, S.L. informa a los usuarios que sus datos de contacto podrían haberse incorporado a sus ficheros, con el fin de mantenerle informado (por correo postal o cualquier otro medio físico o electrónico) sobre nuestros servicios y productos. Para ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición previstos en la Ley Orgánica de Protección de Datos de Carácter Personal, puede notificárnoslo fehacientemente (por correo ordinario a la dirección Calle Adriano, 7 - Planta Primera – 41001 SEVILLA, por correo electrónico a la dirección smtp@safinco.com, o por fax al 954330012) especificando la referencia "protección de datos".

La empresa toma precauciones razonables para mantener toda la información obtenida de los visitantes con mayor seguridad contra el acceso y el uso no autorizado. Además, revisa periódicamente sus medidas de seguridad.

El usuario será el único responsable de incluir en sus comunicaciones con SAFINCO, S.L. datos personales falsos, no actualizados o incompletos.

Cualquier cesión a terceros de los datos personales de los usuarios de esta web, será notificada debidamente a los mismos, indicando la identidad de los cesionarios y la finalidad con que se ceden los datos.

SAFINCO, S.L. eliminará todos los datos recabados a través de sus comunicaciones cuando hayan dejado de ser necesarios para la finalidad para la que fueron recabados, o cuando lo solicite el titular de los mismos en el ejercicio de su derecho de cancelación.

 

4.- Titulaciones Oficiales y Colegiaciones Profesionales:

Santiago Gutiérrez Galnares posee, entre otros, los siguientes títulos académicos oficiales y/o profesionales, y ejerce las siguientes profesiones, algunas de ellas de carácter regulada y/o colegiación obligatoria:

  • Administrador de Fincas - Colegiado nº 755 de Sevilla, con ejercicio activo desde 1987.
  • Arquitecto Superior - Universidad de Sevilla - Colegiado nº 6106 de Sevilla, con ejecrcicio activo desde 2005.
  • Abogado - Universidad de Nebrija - Colegiado nº 15577 de Sevilla, con ejercicio activo desde 2018.
  • Auditor e Implantador de la LOPD en Empresas - Universidad Rey Juan Carlos I - Con ejercicio activo desde 2011
  • Técnico Superior de Prevención de Riesgos Laborales - Con ejercicio desde 2006
    • Especialidad de Seguridad en el Trabajo: Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales
      Especialidad de Ergonomía y Psicosociología Aplicada: Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales
      Especialidad de Higiene Industrial: Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales


5. Varios:

A.- SAFINCO, S.L. puede usar cookies que se quedarán almacenadas en el ordenador. Las cookies son pequeños archivos que un ordenador envía a otro, pero que no proporcionan información ni sobre su nombre, ni sobre cualquier dato de carácter personal de un usuario. Cuando el usuario se encuentre navegando por las páginas web de SAFINCO, S.L. el servidor donde se encuentra alojada reconoce automáticamente la dirección IP de su ordenador, el día y la hora en la que comienza la visita, en la que abandona la visita, así como información sobre las distintas secciones consultadas. Es necesario que el servidor conozca estos datos para poder comunicarse y enviarle la petición realizada y que a través del navegador se pueda ver en la pantalla.

B.- SAFINCO, S.L. podrá modificar, sin previo aviso, la información contenida en su sitio web, así como su configuración y presentación.

C.- SAFINCO, S.L. se compromete a través de este medio a no realizar publicidad engañosa. A estos efectos, por lo tanto, no serán considerados como publicidad engañosa los errores formales o numéricos que puedan encontrarse a lo largo del contenido de las distintas secciones de la web de SAFINCO, S.L. , producidos como consecuencia de un mantenimiento y/o actualización incompleta o defectuosa de la información contenida es estas secciones. SAFINCO, S.L. , como consecuencia de lo dispuesto en este apartado, se compromete a corregirlo tan pronto como tenga conocimiento de dichos errores.

D.- SAFINCO, S.L.se compromete a no remitir comunicaciones comerciales sin identificarlas como tales, conforme a lo dispuesto en la Ley 34/2002 de Servicios de la Sociedad de la Información y de comercio electrónico. A estos efectos no será considerado como comunicación comercial toda la información que se envíe la los clientes de SAFINCO, S.L. y/o a los usuarios de www.safinco.com, siempre que tenga por finalidad el mantenimiento de la relación contractual existente entre cliente y SAFINCO, S.L. , así como el desempeño de las tareas de información, formación y otras actividades propias del servicio que el cliente tiene contratado con la empresa.

E.- SAFINCO, S.L. no se hace responsable del incumplimiento de cualquier norma aplicable en que pueda incurrir el usuario en su acceso al sitio web el presente sitio web y/o en el uso de las informaciones contenidas en el mismo.

F.- SAFINCO, S.L. no será responsable de los daños y perjuicios producidos o que puedan producirse, cualquiera que sea su naturaleza, que se deriven del uso de la información, de las materias contenidas en este web site y de los programas que incorpora. Los enlaces (Links) e hipertexto que posibiliten, a través del sitio web el presente sitio web, acceder al usuario a prestaciones y servicios ofrecidos por terceros, no pertenecen ni se encuentran bajo el control de SAFINCO, S.L.; dicha entidad no se hace responsable ni de la información contenida en los mismos ni de cualesquiera efectos que pudieran derivarse de dicha información.

G.- SAFINCO, S.L. no se hace responsable del uso ilegítimo que terceras personas puedan hacer de los nombres de marca, nombres de producto, marcas comerciales que, no siendo propiedad de dicha entidad, aparezcan en el presente sitio web. Tampoco se responsabiliza de la integridad, veracidad y licitud del contenido de los enlaces a las webs a las que pueda accederse desde el presente sitio web.

H.- En definitiva, el Usuario es el único responsable del uso que realice de los servicios, contenidos, enlaces (links) e hipertexto incluidos en el sitio web el presente sitio web.

La responsabilidad civil del vendedor de una vivienda o local afectados por aluminosis

El cemento aluminoso se utilizó para la construcción entre 1955 y 1970, año en el que se prohibió para su utilización en la construcción de viviendas.

Sus ventajas eran el rápido endurecimiento y una mayor resistencia, siendo su desventaja el tener un precio más elevado que el cemento ordinario. Se desconocía que, a largo plazo, se producía una reacción química en determinadas condiciones de temperatura y humedad, reacción conocida como aluminosis, que derivaba en la carbonatación del cemento y la pérdida de su consistencia y estabilidad.

La responsabilidad civil del vendedor de una vivienda o local afectados por aluminosis

 

La aluminosis como vicio oculto


Qúe dice el Código Civil

Artículo 1484

El vendedor estará obligado al saneamiento por los defectos ocultos que tuviere la cosa vendida, si la hacen impropia para el uso a que se la destina, o si disminuyen de tal modo este uso que, de haberlos conocido el comprador, no la habría adquirido o habría dado menos precio por ella; pero no será responsable de los defectos manifiestos o que estuvieren a la vista, ni tampoco de los que no lo estén, si el comprador es un perito que, por razón de su oficio o profesión, debía fácilmente conocerlos.

La jurisprudencia ha considerado que el simple hecho de estar construido un edificio con cemento aluminoso se considera vicio oculto, lo que no obligaría a esperar hasta que se desarrollara la patología. Es más, aunque la patología (aluminosis) se encuentre subsanada, y la vivienda litigiosa esté en condiciones de habitabilidad, para la jurisprudencia sigue existiendo un vicio oculto, por la posibilidad de que reaparezca.

La afectación de la aluminosis a los edificios, ha sido definida jurídicamente por la Sentencia del TS, Sala de lo Civil, sección 1ª, de 1 diciembre de 1997: "es un vicio latente que puede ser controlado solo mediante cuantiosas y periódicas reparaciones, que, irremediablemente, implican a medio plazo una reparación o reconstrucción del forjado o, alternativamente, una reducción considerable del tiempo de disfrute y uso del inmueble, cuya degradación deviene inexorable a plazo más corto o más largo, con prematuro envejecimiento, y en la que los arreglos retrasarán el deterioro pero no remediarán el problema existente".

Podemos encontrarnos ante viviendas construidas con cemento aluminoso:

  • que no hayan manifestado el vicio oculto, por no haber sufrido el desgaste provocado por humedad
  • que sí hayan manifestado el vicio oculto, la patología comúnmente conocida como aluminosis

 

Los derechos del comprador afectado y diversidad de la cuantificación de la minoración


Qúe dice el Código Civil

Artículo 1486

En los casos de los dos artículos anteriores, el comprador podrá optar entre desistir del contrato, abonándosele los gastos que pagó, o rebajar una cantidad proporcional del precio, a juicio de peritos.

Si el vendedor conocía los vicios o defectos ocultos de la cosa vendida y no los manifestó al comprador, tendrá éste la misma opción y además se le indemnizará de los daños y perjuicios, si optare por la rescisión.

El art. 1486 CC establece la posibilidad para el comprador de optar entre dos soluciones:

  • Desistir del contrato, abonándosele los gastos como los honorarios del API, ITP o IVA, los honorarios del notario o los gastos de registro.
  • Solicitar una minoración del precio (acción "quanti minoris") cuya cuantificación es realizada por los peritos, teniendo en cuenta el precio pagado y el precio que tendría de haberse conocido la existencia de aluminosis. ¿Quién pagaría por una vivienda con aluminosis con riesgo de derribo y conociéndose que deberán realizarse reparaciones en el presente y muy probablemente en el futuro? Nadie. Por ello, la mayoría de tribunales cuantifican la rebaja a aplicar en un 20-30% incluso llegando a un 50%, dependiendo de la gravedad, o fijan la rebaja en el importe total de las obras de reparación.

Ejemplo en la diversidad de cuantificaciones en la minoración del precio son:

  • la Sentencia de la AP de Palma de Mallorca, sección 4ª, núm. 243/2010, de 29 de junio de 2010 que cuantificó la rebaja en los gastos de rehabilitación del inmueble necesarios para reparar la aluminosis y para devolver a la vivienda su condición de habitable, higiénica y segura.
  • la Sentencia de la Audiencia Provincial de Barcelona, sección 17, núm. 348/2014, de 16 de julio de 2014, establece una reducción del precio del 25%.

En el mismo art. 1486 CC, se establece un agravante, y es que, si el vendedor conocía los vicios o defectos ocultos de la cosa vendida y no los manifestó al comprador, tendrá éste la misma opción y además se le indemnizará de los daños y perjuicios, si optare por la rescisión. ¿Esta indemnización opera cuando decidimos optar por la minoración del precio o acción quanti minoris? De la lectura del artículo parece que nada daría pie a esta opción, como así lo apoya la Sentencia del TS, Sala de lo Civil, sección 1ª, de 21 de junio de 2007, que establece que "La actio quanti minoris no tiene una finalidad indemnizatoria, sino de restablecimiento de la equidad contractual, siendo por ello incompatible con una indemnización complementaria". Por lo tanto, esta acción indemnizatoria la reserva única y exclusivamente el art.1486 CC para cuando se ejercite la acción redhibitoria o de rescisión contractual.

 

Atenuación de la responsabilidad del vendedor

Sin embargo, la AP de Barcelona, en su Sentencia de 14 de noviembre de 2005, de la sección 1ª, núm. 620/2005, establece sobre la acumulación de acciones de daño moral y quanti minoris que: "nada obsta a que el comprador divida su reclamación en dos acciones distintas para obtener la total reparación del perjuicio causado siempre que, obviamente, consiga deslindar con claridad los daños derivados de cada una de las acciones ejercitadas sin duplicar a través de esta vía el importe de la indemnización que pueda tener derecho a percibir (TS, Sala 1ª, de lo Civil, de 31 de octubre de 2002)".


Qúe dice el Código Civil

Artículo 1485

El vendedor responde al comprador del saneamiento por los vicios o defectos ocultos de la cosa vendida, aunque los ignorase.

Esta disposición no regirá cuando se haya estipulado lo contrario, y el vendedor ignorara los vicios o defectos ocultos de lo vendido.

A pesar de que existe un agravante en caso de conocimiento del aluminosis por el vendedor, no existe una atenuación de la responsabilidad si el vendedor desconociera la patología. El art. 1485 CC establece que "el vendedor responde al comprador del saneamiento por los vicios o defectos ocultos de la cosa vendida, aunque los ignorase". Sería de apreciar que en estos casos existe una contravención de la obligación de entregar la vivienda, si no en perfecto estado, al menos, sin las graves deficiencias de las que adolece, pues nada autoriza a considerar que la obligación asumida por el vendedor no es la de entrega de una vivienda en perfecto estado o sin deficiencias graves.

 

Inmueble en perfecto estado

No obstante, en contrato las partes pueden estipular lo contrario y que el vendedor se exima de responsabilidad, siempre y cuando el vendedor ignorara los vicios o defectos ocultos de lo vendido. Se trata pues de una renuncia a este derecho por el comprador (habitual en todas las escrituras de compraventa realizadas con la banca), siempre que el vendedor no lo supiera o no lo pudiera conocer con una diligencia media.

No obstante, el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, Sala de lo contencioso, sección 4ª, en la Sentencia de 12 de febrero de 2013 y la Sentencia de la AP de Barcelona, sección 1ª, núm. 42/2010, de 2 de febrero de 2010, establecen que la cláusula sería nula cuando se incorporara masivamente en los contratos por un profesional, frente a un consumidor. Si la vivienda tiene aluminosis y el vendedor ha informado al comprador, debe redactar una cláusula de renuncia explícita y detallando la existencia de la patología, evitando las renuncias y tomas de conocimiento genérico del tipo "el comprador conoce y acepta el estado de la vivienda" o incluso las que se limitan a la "renuncia a vicios ocultos y evicción".

Por todo ello, es muy recomendable que, a modo preventivo, en compras de pisos o locales en edificios construidos en las épocas referidas, se encargue a una entidad habilitada para ello la realización del "Test de aluminosis", que consiste en una extracción de una pequeña parte de una viga de cemento para su posterior análisis.

Compártelo

Submit to FacebookSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

Copyright © diseño: safinco.com -  Condiciones legales

});})(jQuery);