• 24 horas/ 365días
  • Teléfono de Contacto: 954 502 428
  • Teléfono de Urgencias: 954 280 320

Términos y condiciones legales

1. Datos de la empresa:

En cumplimiento del artículo 10 de la Ley 34/2002, de 11 de julio, de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico, a continuación se exponen los datos identificativos del grupo empresarial:

  • Denominación Social: SAFINCO, S.L.
  • CIF: B-41.534.348
  • Domicilio Social: Calle Adriano, 7 - Planta Primera - 41001 Sevilla (Sevilla - España)
  • Teléfono: 954502428
  • Fax: 954330012
  • E-mail de contacto: safinco@safinco.com
  • Datos de Inscripción en el Registro Mercantil de Sevilla: Tomo 1507 - Folio 141 - Hoja SE-6066 - Inscripción 1ª


2. Propiedad intelectual:

Salvo que se indique lo contrario, el código fuente, los diseños gráficos, las imágenes, las fotografías, los sonidos, las animaciones, el software, los textos, así como la información y los contenidos que se recogen en el presente sitio web están protegidos por la legislación española sobre los derechos de propiedad intelectual e industrial a favor de www.safinco.com y no se permite la reproducción y/o publicación, total o parcial, del sitio web, ni su tratamiento informático, su distribución, su difusión, ni su modificación, transformación o descompilación, ni demás derechos reconocidos legalmente a su titular, sin el permiso previo y por escrito del mismo, www.safinco.com

El usuario, única y exclusivamente, puede utilizar el material que aparezca en este sitio web para su uso personal y privado, quedando prohibido su uso con fines comerciales o para incurrir en actividades ilícitas. Todos los derechos derivados de la propiedad intelectual están expresamente reservados por www.safinco.com.

www.safinco.com velará por el cumplimiento de las anteriores condiciones como por la debida utilización de los contenidos presentados en sus páginas web, ejercitando todas las acciones civiles y penales que le correspondan en el caso de infracción o incumplimiento de estos derechos por parte del usuario.


3. Protección de datos de carácter personal:

En el marco del cumplimiento de la legislación vigente, recogida en la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, sobre Protección de Datos de Carácter Personal (LOPD), cuyo objeto es garantizar y proteger, en lo que concierne al tratamiento de los datos personales, las libertades y derechos fundamentales de las personas físicas, y especialmente de su honor e intimidad personal, SAFINCO, S.L. informa a los usuarios que sus datos de contacto podrían haberse incorporado a sus ficheros, con el fin de mantenerle informado (por correo postal o cualquier otro medio físico o electrónico) sobre nuestros servicios y productos. Para ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición previstos en la Ley Orgánica de Protección de Datos de Carácter Personal, puede notificárnoslo fehacientemente (por correo ordinario a la dirección Calle Adriano, 7 - Planta Primera – 41001 SEVILLA, por correo electrónico a la dirección smtp@safinco.com, o por fax al 954330012) especificando la referencia "protección de datos".

La empresa toma precauciones razonables para mantener toda la información obtenida de los visitantes con mayor seguridad contra el acceso y el uso no autorizado. Además, revisa periódicamente sus medidas de seguridad.

El usuario será el único responsable de incluir en sus comunicaciones con SAFINCO, S.L. datos personales falsos, no actualizados o incompletos.

Cualquier cesión a terceros de los datos personales de los usuarios de esta web, será notificada debidamente a los mismos, indicando la identidad de los cesionarios y la finalidad con que se ceden los datos.

SAFINCO, S.L. eliminará todos los datos recabados a través de sus comunicaciones cuando hayan dejado de ser necesarios para la finalidad para la que fueron recabados, o cuando lo solicite el titular de los mismos en el ejercicio de su derecho de cancelación.

 

4.- Titulaciones Oficiales y Colegiaciones Profesionales:

Santiago Gutiérrez Galnares posee, entre otros, los siguientes títulos académicos oficiales y/o profesionales, y ejerce las siguientes profesiones, algunas de ellas de carácter regulada y/o colegiación obligatoria:

  • Administrador de Fincas - Colegiado nº 755 de Sevilla, con ejercicio activo desde 1987.
  • Arquitecto Superior - Universidad de Sevilla - Colegiado nº 6106 de Sevilla, con ejecrcicio activo desde 2005.
  • Abogado - Universidad de Nebrija - Colegiado nº 15577 de Sevilla, con ejercicio activo desde 2018.
  • Auditor e Implantador de la LOPD en Empresas - Universidad Rey Juan Carlos I - Con ejercicio activo desde 2011
  • Técnico Superior de Prevención de Riesgos Laborales - Con ejercicio desde 2006
    • Especialidad de Seguridad en el Trabajo: Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales
      Especialidad de Ergonomía y Psicosociología Aplicada: Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales
      Especialidad de Higiene Industrial: Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales


5. Varios:

A.- SAFINCO, S.L. puede usar cookies que se quedarán almacenadas en el ordenador. Las cookies son pequeños archivos que un ordenador envía a otro, pero que no proporcionan información ni sobre su nombre, ni sobre cualquier dato de carácter personal de un usuario. Cuando el usuario se encuentre navegando por las páginas web de SAFINCO, S.L. el servidor donde se encuentra alojada reconoce automáticamente la dirección IP de su ordenador, el día y la hora en la que comienza la visita, en la que abandona la visita, así como información sobre las distintas secciones consultadas. Es necesario que el servidor conozca estos datos para poder comunicarse y enviarle la petición realizada y que a través del navegador se pueda ver en la pantalla.

B.- SAFINCO, S.L. podrá modificar, sin previo aviso, la información contenida en su sitio web, así como su configuración y presentación.

C.- SAFINCO, S.L. se compromete a través de este medio a no realizar publicidad engañosa. A estos efectos, por lo tanto, no serán considerados como publicidad engañosa los errores formales o numéricos que puedan encontrarse a lo largo del contenido de las distintas secciones de la web de SAFINCO, S.L. , producidos como consecuencia de un mantenimiento y/o actualización incompleta o defectuosa de la información contenida es estas secciones. SAFINCO, S.L. , como consecuencia de lo dispuesto en este apartado, se compromete a corregirlo tan pronto como tenga conocimiento de dichos errores.

D.- SAFINCO, S.L.se compromete a no remitir comunicaciones comerciales sin identificarlas como tales, conforme a lo dispuesto en la Ley 34/2002 de Servicios de la Sociedad de la Información y de comercio electrónico. A estos efectos no será considerado como comunicación comercial toda la información que se envíe la los clientes de SAFINCO, S.L. y/o a los usuarios de www.safinco.com, siempre que tenga por finalidad el mantenimiento de la relación contractual existente entre cliente y SAFINCO, S.L. , así como el desempeño de las tareas de información, formación y otras actividades propias del servicio que el cliente tiene contratado con la empresa.

E.- SAFINCO, S.L. no se hace responsable del incumplimiento de cualquier norma aplicable en que pueda incurrir el usuario en su acceso al sitio web el presente sitio web y/o en el uso de las informaciones contenidas en el mismo.

F.- SAFINCO, S.L. no será responsable de los daños y perjuicios producidos o que puedan producirse, cualquiera que sea su naturaleza, que se deriven del uso de la información, de las materias contenidas en este web site y de los programas que incorpora. Los enlaces (Links) e hipertexto que posibiliten, a través del sitio web el presente sitio web, acceder al usuario a prestaciones y servicios ofrecidos por terceros, no pertenecen ni se encuentran bajo el control de SAFINCO, S.L.; dicha entidad no se hace responsable ni de la información contenida en los mismos ni de cualesquiera efectos que pudieran derivarse de dicha información.

G.- SAFINCO, S.L. no se hace responsable del uso ilegítimo que terceras personas puedan hacer de los nombres de marca, nombres de producto, marcas comerciales que, no siendo propiedad de dicha entidad, aparezcan en el presente sitio web. Tampoco se responsabiliza de la integridad, veracidad y licitud del contenido de los enlaces a las webs a las que pueda accederse desde el presente sitio web.

H.- En definitiva, el Usuario es el único responsable del uso que realice de los servicios, contenidos, enlaces (links) e hipertexto incluidos en el sitio web el presente sitio web.

Registro diario de la jornada de trabajo

El RDL 8/2019, de 8 de marzo, de medidas urgentes de protección social y de lucha contra la precariedad laboral en la jornada de trabajo (BOE 12/03/2019), que entró en vigor 13/05/2019, introdujo la obligación del Registro diario de la jornada de trabajo, consistente en "incluir el horario concreto de Inicio y finalización".

 

Su objetivo es la tutela del trabajador, que dispone de una prueba de la verdarera realización de horas extraordinarias. Secundariamente trata también de garantizar que el correspondiente salario adicional que se generase por ello fuese objeto de cotización ante la Seguridad Social, siempre necesitada de recursos, si bien hay que matizar que esa cotización añadida sólo tendrá lugar cuando la hora extra se remunere económicamente, pues es sabido que ello no es imprescindible (puede también compensarse con tiempo de descanso dentro de los 4 meses siguientes).

En realidad, esta reforma parte de un momento muy anterior. Nos tenemos que situar en una conocida Sentencia de la Audiencia Nacional de 4/12/2015 que estimó la pretensión de los empleados de Bankia de que no sólo se contabilizasen las horas ordinarias realizadas sino también las horas extraordinarias, pues sólo si se registraba la jornada total del trabajador era factible que pudiera acreditarse la realización de las extraordinarias.

Pero el Tribunal Supremo revocó esta decisión, en su Sentencia de 23/3/2017, de modo polémico, pue tuvo tres votos discrepantes. Concluía que el Estatuto de los Trabajadores no imponía la obligación de registrar las horas extraordinarias, sino sólo las ordinarias, por lo que no se podía imponer esta obligación a las empresas.

El tema no se cerró ahí. Al poco tiempo, los empleados del Deutsche Bank volvieron a llevar la cuestión ante la Audiencia Nacional y ésta, poco convencida de la anterior decisión del Tribunal Supremo, decidió plantear directamente una cuestión prejudicial ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE), la cual, una vez resuelta, se habría de imponer al criterio fijado por el Tribunal Supremo. Entendía la Audiencia que entraba en juego una norma europea, en concreto la Directiva sobre ordenación de tiempo de trabajo de 2003, lo que permitía que el Tribunal Europeo conociera del asunto. Con fecha 14/05/2019 el TJUE dio la razón a la Audiencia Nacional, que por esta vía ha visto prevalecer su criterio frente al del Tribunal Supremo. Curiosamente justo un día después entró en vigor el RDL 8/2019, que modifica el art. 34 del Estatuto de los Trabajadores, y que obliga a las empresas al mencionado Registro diario de la jornada de trabajo. Por lo tanto, ya no es una, sino que son dos las fuentes de esta obligación.

No se trata de una obligación de "fichar" como muchos pueden haber interpretado. El nuevo precepto, al tiempo que fija la obligación para la empresa de garantizar el Registro diario de jornada de trabajo, de manera que incluya "el horario concreto de inicio y finalización de la jornada de trabajo de cada persona trabajadora", admite bastante margen de maniobra para realizar ese registro. En efecto, admite que se pueda organizar y documentar a través del método acordado por:

  • negociación colectiva,
  • acuerdo de empresa o, en último caso,
  • decisión del empresario previa consulta con los representantes de los trabajadores.

Ello abre por lo tanto muy distintas posibilidades de realizar este registro, aunque es cierto que deben estar a disposición de los trabajadores, sus representantes y la Inspección de trabajo durante cuatro años. El registro, que debe custodiarse durante cuatro años, no hace sino aumentar la ya pesada burocracia y gestión que acompaña la contratación de trabajadores, y que resulta una carga desmedida para el fin que se quiere pretender con ella. Pero, sobre todo, se pone de relieve la dificultad de su aplicación y la involución que puede significar en tiempos donde el trabajo de taller o estrictamente de oficina tiende a disminuir se generalice un modo de control del tiempo de trabajo específicamente orientado a este tipo de trabajo. Este es, precisamente, el punto más débil de esta reforma: generaliza hacia todos los trabajadores el registro horario, que parece una técnica orientada básicamente a estos trabajos de organización clásica que se acaba de exponer.

Además, las más distintas empresas han apostado por estrategias de conciliación, o trabajo a distancia, que implican la posibilidad de trabajar desde casa y con la mayor flexibilidad, reclamando objetivos o tareas, más que tiempo de presencia, que resulta muy difícil de controlar en intensidad y dedicación una vez que se está fuera de un centro de trabajo. También se cuestiona que la mera presencia en el centro de trabajo (que es lo que, se quiera o no, parece venir a valorar esta nueva exigencia) sea un valor en sí, pues precisamente tiende hoy a premiarse más que nunca el dinamismo, eficacia y creatividad de los trabajadores, que resulta chocante con esta atención al presentismo, que precisamente es algo desvalorado por los expertos y también por las empresas y que suena a algo antiguo y superado. Pero la norma, ciertamente, admite que se apliquen fórmulas creativas y abiertas para registrar la jornada, y es potencialmente compatible con la realización de trabajo realizado fuera del propio centro de trabajo. Ése es el camino que las empresas están llamadas a recorrer.

En el marco de las pymes, esta dificultad se acrecienta, puesto que no necesariamente existe una estructura de gestión de recursos humanos ni una práctica de "fichar" ante la escasa complejidad de la organización, que permitía un control personal y directo sin necesidad de dejar constancia documental alguna. Tampoco estas empresas tienen representantes de los trabajadores con los que arbitrar con certidumbre un sistema alternativo y flexible de controlar el tiempo de presencia A pesar de ello, a partir de ahora, empleados de oficinas y porteros de fincas urbanas van a tener que verse sometidos a este sistema de control.

Es igualmente cuestionable de esta nueva norma su eficacia. Aunque se espera que este control aflore la realización de horas extra ocultas, expongo mi escepticismo al respecto. Las empresas que con honestidad y rigor reconocían las horas extras y las compensaban en dinero o en tiempo, lo seguirán haciendo. Las otras, muy probablemente seguirán pudiendo encontrar una vía fácil de burlar esta exigencia a través de los más distintos artificios, sin que parezca que una carga administrativa de control de este tipo vaya a cambiar su conducta al respecto. No obstante, cabe también pensar, en tono más positivo, que esta nueva exigencia altere poco a poco muchas prácticas que están fuera de la legalidad. El tiempo, y el desarrollo de las prácticas efectivas que apliquen esta nueva exigencia darán o quitarán razones, y nos tendrá que convencer de que con este sistema no se están "matando moscas a cañonazos".

De momento, el propio Ministerio de Trabajo ha publicado una Guía Explicativa sobre el Registro de Jornada, que resuelve alguna de las muchas dudas que plantea esta norma, que incluyen la de los contratos especiales y jornadas especiales. Pero, en todo caso, hay que entender que existe un margen de maniobra amplio, limitado por el cumplimiento del fin de que, efectivamente, exista un control con constancia documental y que sea revisable.

Compártelo

Submit to FacebookSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

Copyright © diseño: safinco.com -  Condiciones legales

});})(jQuery);