• 24 horas/ 365días
  • Teléfonos: 954 502 428
  • Urgencias: 954 280 320

¿Qué hace Emasesa Sevilla con el agua que usamos?

Imprimir

Cuando un sevillano tira de la cisterna o cuando termina de fregar, el agua sucia y las aguas fecales generadas por él se tienen que depurar.

 

Para ello, una vez que sale de los edificios, dicha agua entra en la Red Pública de Alcantarillado, transportándose mediante tuberías hasta alguna de las Estaciones Depuradoras de Aguas Residuales (EDAR), para que pueda ser descontaminada y devuelta a la naturaleza en óptimas condiciones.

Emasesa mantiene y renueva 2.900 kilómetros de redes de saneamiento que conducen las aguas utilizadas hasta las cinco EDAR, donde se depuran más de 300 millones de litros de agua sucia al día, que equivale a 120 piscinas olímpicas.

Las instalaciones e infraestructuras de saneamiento están equipadas con las últimas tecnologías y ubicadas estratégicamente. Las depuradoras están insonorizadas y desodorizadas para evitar olores y ruidos, y así ofrecer el mejor servicio a la población, con el menor impacto ambiental, cumpliendo con los requisitos más ambiciosos recomendados en la Directiva Marco Europeo del Agua.

Las inundaciones periódicas por la crecida de los ríos que rodean la ciudad (Guadalquivir, Guadaira y Tamarguillo), obligó a la construcción del muro de defensa, siendo preciso elevar mediante bombeo, tanto las aguas residuales como las aguas pluviales cuando estos ríos sufren crecidas. Para ello Emasesa cuenta con 28 Estaciones de bombeo de aguas pluviales, localizadas estratégicamente a lo largo de la red de saneamiento de Sevilla y las poblaciones donde se presta el servicio, las cuales elevan 160m3 de agua por segundo, y la bombean hacia el río Guadalquivir o Guadaira, evitando así el riesgo de inundaciones. El coste total de este proceso es de más de 400.000 euros anuales.

La evacuación de las aguas pluviales, es otro de los grandes problemas que sufren las ciudades: y para paliarlo Emasesa dispone de tanques de tormenta en Sevilla, Alcalá de Guadaira y Dos Hermanas. El tanque de tormenta es una infraestructura que consiste en un depósito construido bajo la rasante del terreno para la retención de aguas pluviales provenientes del alcantarillado. Los tanques de tormenta entran en funcionamiento cuando las precipitaciones de lluvia son muy intensas y el alcantarillado no puede absorber una gran cantidad de lluvia caída en poco tiempo.
Una vez que la lluvia cesa y no se prevén nuevas precipitaciones, el agua acumulada en el tanque es devuelta a través de grupos de bombeo a la red de alcantarillado. Así se evita el colapso de los colectores receptores de agua de lluvia y se disminuye la posibilidad de inundaciones.

Emasesa presta sus servicios de depuración a 11 poblaciones: Sevilla capital, Alcalá de Guadaira, Dos Hermanas, San Juan de Aznalfarache, Camas, Mairena del Alcor, Alcalá del Río, La Puebla del Río, Coria del Río, La Rinconada y El Ronquillo. Con ello se consigue la depuración de sus aguas residuales que, por su volumen, constituirían el principal foco de contaminación del Río Guadalquivir. La depuración es un proceso complejo y muy costoso que pasa por varias fases de tratamiento. Tras lo cual el agua regresa al medio natural completamente limpia sin causar ningún tipo de daño a la naturaleza. Los fangos que se han obtenido durante el proceso de depuración son tratados para su reutilización en la agricultura. En este proceso se producen gases que se reutilizan para la generación de energía eléctrica. De hecho, el 60% de la energía que se utiliza en la Estación Depuradora se genera mediante el gas metano que produce el citado tratamiento de fangos, que equivale al consumo eléctrico anual de 3.500 viviendas. Todo ello contribuye a la máxima eficiencia energética y a la conservación del medio-ambiente. En 2010, se destinaron más de 25 millones de euros a recoger y depurar las aguas residuales de nuestras casas, edificios e industrias.

Además, hay que destacar la inversión de más de 36 millones de euros para la nueva EDAR Ranilla, es la más innovadora y sostenible y está equipada con las últimas tecnologías.

El proceso de Saneamiento (vertido y depuración) del agua y la evacuación de las aguas de lluvia suponen por tanto una fuerte inversión económica, a la que Emasesa destina un 41% de sus costes totales anuales. En este sentido, hay que recordar que la Directiva Marco europea considera fundamental para la sostenibilidad y el equilibrio del recurso que el usuario pague el precio real de lo que cuesta el agua en su ciclo completo.

Devolver el agua al río en óptimas condiciones requiere de una permanente vigilancia y de constantes inversiones en últimas tecnologías. Debe ser un compromiso de todos y cada uno de los sevillanos.

Compártelo

Submit to FacebookSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

Copyright © diseño: safinco.com -  Condiciones legales