• 24 horas/ 365días
  • Teléfono de Contacto: 954 502 428
  • Teléfono de Urgencias: 954 280 320

Términos y condiciones legales

1. Datos de la empresa:

En cumplimiento del artículo 10 de la Ley 34/2002, de 11 de julio, de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico, a continuación se exponen los datos identificativos del grupo empresarial:

  • Denominación Social: SAFINCO, S.L.
  • CIF: B-41.534.348
  • Domicilio Social: Calle Adriano, 7 - Planta Primera - 41001 Sevilla (Sevilla - España)
  • Teléfono: 954502428
  • Fax: 954330012
  • E-mail de contacto: safinco@safinco.com
  • Datos de Inscripción en el Registro Mercantil de Sevilla: Tomo 1507 - Folio 141 - Hoja SE-6066 - Inscripción 1ª


2. Propiedad intelectual:

Salvo que se indique lo contrario, el código fuente, los diseños gráficos, las imágenes, las fotografías, los sonidos, las animaciones, el software, los textos, así como la información y los contenidos que se recogen en el presente sitio web están protegidos por la legislación española sobre los derechos de propiedad intelectual e industrial a favor de www.safinco.com y no se permite la reproducción y/o publicación, total o parcial, del sitio web, ni su tratamiento informático, su distribución, su difusión, ni su modificación, transformación o descompilación, ni demás derechos reconocidos legalmente a su titular, sin el permiso previo y por escrito del mismo, www.safinco.com

El usuario, única y exclusivamente, puede utilizar el material que aparezca en este sitio web para su uso personal y privado, quedando prohibido su uso con fines comerciales o para incurrir en actividades ilícitas. Todos los derechos derivados de la propiedad intelectual están expresamente reservados por www.safinco.com.

www.safinco.com velará por el cumplimiento de las anteriores condiciones como por la debida utilización de los contenidos presentados en sus páginas web, ejercitando todas las acciones civiles y penales que le correspondan en el caso de infracción o incumplimiento de estos derechos por parte del usuario.


3. Protección de datos de carácter personal:

En el marco del cumplimiento de la legislación vigente, recogida en la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, sobre Protección de Datos de Carácter Personal (LOPD), cuyo objeto es garantizar y proteger, en lo que concierne al tratamiento de los datos personales, las libertades y derechos fundamentales de las personas físicas, y especialmente de su honor e intimidad personal, SAFINCO, S.L. informa a los usuarios que sus datos de contacto podrían haberse incorporado a sus ficheros, con el fin de mantenerle informado (por correo postal o cualquier otro medio físico o electrónico) sobre nuestros servicios y productos. Para ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición previstos en la Ley Orgánica de Protección de Datos de Carácter Personal, puede notificárnoslo fehacientemente (por correo ordinario a la dirección Calle Adriano, 7 - Planta Primera – 41001 SEVILLA, por correo electrónico a la dirección smtp@safinco.com, o por fax al 954330012) especificando la referencia "protección de datos".

La empresa toma precauciones razonables para mantener toda la información obtenida de los visitantes con mayor seguridad contra el acceso y el uso no autorizado. Además, revisa periódicamente sus medidas de seguridad.

El usuario será el único responsable de incluir en sus comunicaciones con SAFINCO, S.L. datos personales falsos, no actualizados o incompletos.

Cualquier cesión a terceros de los datos personales de los usuarios de esta web, será notificada debidamente a los mismos, indicando la identidad de los cesionarios y la finalidad con que se ceden los datos.

SAFINCO, S.L. eliminará todos los datos recabados a través de sus comunicaciones cuando hayan dejado de ser necesarios para la finalidad para la que fueron recabados, o cuando lo solicite el titular de los mismos en el ejercicio de su derecho de cancelación.

 

4.- Titulaciones Oficiales y Colegiaciones Profesionales:

Santiago Gutiérrez Galnares posee, entre otros, los siguientes títulos académicos oficiales y/o profesionales, y ejerce las siguientes profesiones, algunas de ellas de carácter regulada y/o colegiación obligatoria:

  • Administrador de Fincas - Colegiado nº 755 de Sevilla, con ejercicio activo desde 1987.
  • Arquitecto Superior - Universidad de Sevilla - Colegiado nº 6106 de Sevilla, con ejecrcicio activo desde 2005.
  • Abogado - Universidad de Nebrija - Colegiado nº 15577 de Sevilla, con ejercicio activo desde 2018.
  • Auditor e Implantador de la LOPD en Empresas - Universidad Rey Juan Carlos I - Con ejercicio activo desde 2011
  • Técnico Superior de Prevención de Riesgos Laborales - Con ejercicio desde 2006
    • Especialidad de Seguridad en el Trabajo: Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales
      Especialidad de Ergonomía y Psicosociología Aplicada: Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales
      Especialidad de Higiene Industrial: Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales


5. Varios:

A.- SAFINCO, S.L. puede usar cookies que se quedarán almacenadas en el ordenador. Las cookies son pequeños archivos que un ordenador envía a otro, pero que no proporcionan información ni sobre su nombre, ni sobre cualquier dato de carácter personal de un usuario. Cuando el usuario se encuentre navegando por las páginas web de SAFINCO, S.L. el servidor donde se encuentra alojada reconoce automáticamente la dirección IP de su ordenador, el día y la hora en la que comienza la visita, en la que abandona la visita, así como información sobre las distintas secciones consultadas. Es necesario que el servidor conozca estos datos para poder comunicarse y enviarle la petición realizada y que a través del navegador se pueda ver en la pantalla.

B.- SAFINCO, S.L. podrá modificar, sin previo aviso, la información contenida en su sitio web, así como su configuración y presentación.

C.- SAFINCO, S.L. se compromete a través de este medio a no realizar publicidad engañosa. A estos efectos, por lo tanto, no serán considerados como publicidad engañosa los errores formales o numéricos que puedan encontrarse a lo largo del contenido de las distintas secciones de la web de SAFINCO, S.L. , producidos como consecuencia de un mantenimiento y/o actualización incompleta o defectuosa de la información contenida es estas secciones. SAFINCO, S.L. , como consecuencia de lo dispuesto en este apartado, se compromete a corregirlo tan pronto como tenga conocimiento de dichos errores.

D.- SAFINCO, S.L.se compromete a no remitir comunicaciones comerciales sin identificarlas como tales, conforme a lo dispuesto en la Ley 34/2002 de Servicios de la Sociedad de la Información y de comercio electrónico. A estos efectos no será considerado como comunicación comercial toda la información que se envíe la los clientes de SAFINCO, S.L. y/o a los usuarios de www.safinco.com, siempre que tenga por finalidad el mantenimiento de la relación contractual existente entre cliente y SAFINCO, S.L. , así como el desempeño de las tareas de información, formación y otras actividades propias del servicio que el cliente tiene contratado con la empresa.

E.- SAFINCO, S.L. no se hace responsable del incumplimiento de cualquier norma aplicable en que pueda incurrir el usuario en su acceso al sitio web el presente sitio web y/o en el uso de las informaciones contenidas en el mismo.

F.- SAFINCO, S.L. no será responsable de los daños y perjuicios producidos o que puedan producirse, cualquiera que sea su naturaleza, que se deriven del uso de la información, de las materias contenidas en este web site y de los programas que incorpora. Los enlaces (Links) e hipertexto que posibiliten, a través del sitio web el presente sitio web, acceder al usuario a prestaciones y servicios ofrecidos por terceros, no pertenecen ni se encuentran bajo el control de SAFINCO, S.L.; dicha entidad no se hace responsable ni de la información contenida en los mismos ni de cualesquiera efectos que pudieran derivarse de dicha información.

G.- SAFINCO, S.L. no se hace responsable del uso ilegítimo que terceras personas puedan hacer de los nombres de marca, nombres de producto, marcas comerciales que, no siendo propiedad de dicha entidad, aparezcan en el presente sitio web. Tampoco se responsabiliza de la integridad, veracidad y licitud del contenido de los enlaces a las webs a las que pueda accederse desde el presente sitio web.

H.- En definitiva, el Usuario es el único responsable del uso que realice de los servicios, contenidos, enlaces (links) e hipertexto incluidos en el sitio web el presente sitio web.

Pasos para la planificación de una auditoría energética de un edificio

Desde el 13 de Febrero de 2016 ya es vigente el RD 56/2016, transposición de la Directiva 2012/27/UE, con la legislación sobre eficiencia energética, adaptada a la normativa europea y dentro del marco de crecimiento sostenible para el 2020.

 

Se trata de un documento que regula, entre otros aspectos, las auditorías energéticas, su alcance y ámbito de aplicación, así como los requisitos para alcanzar la acreditación para actuar como auditor energético.

El objetivo del RD 56/2016 consiste en crear un marco para fomentar la eficiencia energética dentro de la UE y establecer acciones concretas para alcanzar el considerable potencial de ahorro de energía no realizado todavía. En este sentido, el RD 56/2016 sobre auditorías energéticas, transpone parte de esta Directiva y pretende fomentar el impulso y la promoción de un conjunto de actuaciones que contribuyan a cinco aspectos fundamentales:

  1. Ahorrar en el consumo de la energía primaria.
  2. Mejorar de la eficiencia energética.
  3. Optimizar la demanda energética de la instalación, equipos o sistemas consumidores de energía.
  4. Disponer de un número suficiente de profesionales competentes y fiables.
  5. Profundizar en el desarrollo del mercado de los servicios energéticos.

 

El Capítulo II del RD 56/2016 se centra en la auditoría energética y contiene su ámbito de aplicación, su regulación y su alcance. También especifica los criterios mínimos y requisitos que se debe cumplir para conseguir la calificación de auditor energético. Y por último, este capítulo también menciona la creación de un registro administrativo para las auditorías energéticas y el procedimiento de inspección en su realización.

 

CONCEPTOS BÁSICOS EN UNA AUDITORÍA ENERGÉTICA

 

  • Ahorro de energía. Es la cantidad de energía ahorrada, determinada mediante medición y/o estimación del consumo antes y después de la aplicación de una o más medidas de mejora de la eficiencia energética, teniendo en cuenta al mismo tiempo la normalización de las condiciones externas que influyen en el consumo de energía.
  • Auditor energético. Persona física con capacidad personal y técnica demostrada y competencia para llevar a cabo una auditoría energética.
  • Auditoría energética. Todo procedimiento sistemático destinado a obtener conocimientos adecuados del perfil de consumo de energía existente de un edificio o grupo de edificios, de una instalación u operación industrial o comercial, o de un servicio privado o público, así como para determinar y cuantificar las posibilidades de ahorro de energía a un coste eficiente e informar al respecto. En el caso del transporte, la auditoría energética sólo se referirá al transporte vinculado a la actividad de la empresa.
  • Consumo de energía. Gasto medible de energía utilizada por las actividades de una organización o parte de ella.
  • Energía. Todas las formas de productos energéticos, combustibles, calor, energía renovable, electricidad, o cualquier forma de energía, según se definen en el artículo 2, letra d), del Reglamento (CE) n° 1099/2008 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 22 de octubre de 2008, relativo a las estadísticas sobre energía.
  • Combustibles. Existen diferentes combustibles y conocer las características de cada uno es fundamental: poder calorífico inferior y superior, coeficientes de paso a cantidad de emisiones de CO2, a energía final y a energía primaria.
  • Unidades de medida. Por lo general utilizaremos unidades de medida del Sistema Internacional (SI): metro, Kg, segundo, ampere, newton, watt, lumen, etc...; de uso cotidiano en la mayoría de los países y adoptado en todas las ramas de la ciencia a escala mundial. El Sistema Imperial (IP) es el sistema utilizado en países anglosajones, por lo que las unidades serán diferentes: libra, milla, pie, pulgada, galón, etc...
  • Eficiencia energética. La relación entre la producción de un rendimiento, servicio, bien o energía y el gasto de energía.
  • Mejora de la eficiencia energética. El aumento de eficiencia energética como resultado de cambios tecnológicos, de comportamiento y/o económicos.
  • Proveedor de servicios energéticos. Toda persona física o jurídica que presta servicios energéticos o aplica otras medidas de mejora de la eficiencia energética en la instalación o los locales de un cliente final, de acuerdo con la normativa vigente.
  • Servicio energético. El beneficio físico, la utilidad o el bien, derivados de la combinación de una energía con una tecnología energética eficiente o con una acción, que pueda incluir las operaciones, el mantenimiento y el control necesarios para prestar el servicio, el cual se prestará con arreglo a un contrato y que, en circunstancias normales, haya demostrado conseguir una mejora de la eficiencia energética o un ahorro de energía primaria verificable y medible o estimable.

 

PASOS PARA PLANIFICAR UNA AUDITORÍA ENERGÉTICA

La organización es imprescindible para optimizar el rendimiento de las instalaciones en un edificio: primero porque es necesario tener un conocimiento claro y preciso del estado real de las mismas, y segundo porque a partir de aquí se podrán proponer las medidas de mejora más adecuadas.

Estos serán los objetivos principales para planificar la auditoría:

  • Garantizar la integridad de la auditoría energética a través de un estudio preciso.
  • Garantizar la viabilidad económica mediante un coste mínimo.
  • Garantizar la viabilidad técnica mediante tiempos de ejecución ajustados.

Y los pasos principales son:

  • Alcance del trabajo: El encargo de una auditoría energética puede iniciarse bien porque la solicita directamente el cliente, o bien porque ha sido propuesta por un auditor. El primer paso consiste en conocer cuáles son las necesidades del cliente, qué espera conseguir con el servicio de auditoría energética, y sobre todo cuáles son sus objetivos. Es lo que se conoce como los requisitos del servicio -de proyecto- del propietario, que formarán parte de la hoja de ruta del estudio necesario para establecer el alcance del trabajo encargado.
  • Trabajos previos: De manera previa a la visita a las instalaciones, se deberá realizar una serie de trabajos previos cuyo objetivo consiste en facilitar la posterior toma de datos. Para ello se puede programar una visita previa que incluyan las siguientes tareas:
    • Hablar con el cliente. Organizar una reunión para explicarle los objetivos generales y resultados esperados de una auditoría.
    • Solicitar información. Se trata de recopilar la información previa que sea necesaria, incluso para realizar la oferta económica por los servicios que se vayan a prestar:
      • Datos generales del cliente y del edificio a auditar.
      • Requisitos del cliente, sus necesidades y objetivos.
      • Zona climática donde se localiza el edificio y entorno inmediato.
      • Proyecto del edificio tanto de su construcción como de reformas, rehabilitaciones o ampliaciones que se hayan realizado. Documentación escrita y gráfica.
      • Dentro de la documentación gráfica toda la información posible sobre composición de la envolvente térmica, instalaciones eléctricas, de fontanería, de climatización, etc...; en resumen planos de construcción y de instalaciones.
      • Esquemas de principio de los sistemas de calefacción, ventilación, aire acondicionado, agua caliente sanitaria y refrigeración.
      • Listado de equipos instalados y características técnicas de dichos equipos.
      • Certificados de mediciones anteriores de rendimientos de equipos e informes de inspecciones periódicas.
      • Facturas de los diferentes consumos energéticos (histórico).
    • Solicitud de acreditaciones y permisos de acceso para realizar el trabajo de toma de datos in situ, durante las visitas acordadas.
    • Establecer modo de comunicación con el cliente, bien directamente o bien a través de una persona que le represente. Dicha persona de contacto debería ser alguien encargado del mantenimiento del edificio si existiera.
    • Coordinar las visitas: horarios y persona de contacto.
  • Toma de datos: Después de los trabajos previos realizados, el auditor tendrá una idea más precisa del estado actual del edificio y de sus instalaciones, que le permitirá confeccionar el planning de los trabajos de campo de manera más efectiva. Por otro lado, toda planificación para la toma de datos en una auditoría energética implica una serie de tareas habituales:
    • Confirmación in situ de la información recopilada de manera previa.
    • Toma de datos adicionales.
    • Mediciones con equipos y aparatos específicos.
    • Cumplimentación in situ de la auditoría de acuerdo a formularios guía que garantice que se toman todos los datos necesarios.
    • Planificar las mediciones en función del tipo de instalaciones, horarios de operación y ocupación, actividades que se desarrollen, etc.. Esta tarea implica preparar y programar los equipos de medida y la duración de las mediciones.
  • Análisis: Durante esta fase de análisis se realizará el estudio de las mediciones de consumo anotadas y registradas, de las facturas de consumo energético y de los indicadores energéticos.
    • Mediciones de consumo. Los consumos medidos se pueden tratar mediante programas informáticos específicos o bien mediante hojas de cálculo. Dichas mediciones permiten al auditor realizar los cálculos necesarios: cómo es la curva del consumo eléctrico a lo largo de un periodo de tiempo, cómo se distribuye el consumo entre las diferentes demandas o instalaciones, si se producen comportamientos atípicos, etc...
    • Facturas. El auditor realizará una comparación entre la facturación de los diferentes consumos y las mediciones realizadas. También estudiará las condiciones contractuales por cada tipo de suministro energético e identificará las más ventajosas.
    • Indicadores energéticos. El auditor puede comparar el edificio auditado con otros edificios similares a partir de estos indicadores. Este ejercicio de comparación permite al auditor conocer el estado actual del edificio auditado. Los indicadores más habituales son por un lado los que hacen referencia a parámetros del propio edificio como la ocupación máxima, la superficie total del edificio, el número de horas de funcionamiento, los potencias totales instaladas para cada tipo de sistema, el consumo total de cada tipo de energía, etc.. Por otro lado, el auditor también deberá calcular una serie de indicadores que le permitan comparar su edificio con otros edificios similares: potencia y consumo por unidad de superficie, consumo para cada tipo de actividad, etc...
  • Propuesta de medidas de mejora y análisis económico: Consiste en materializar todo lo anterior en el informe final que entregará a su cliente. Una vez el auditor conoce el estado real del comportamiento energético del edificio deberá identificar las medidas de mejora más adecuadas desde el punto de vista técnico y económico. Como lo técnico lleva a lo económico, el auditor tendrá que incluir las siguientes tareas:
    • Realizar una descripción detallada de cada una de las medidas de mejora propuestas. Puede ser una breve memoria descriptiva o bien un ante-proyecto. El auditor tendrá que tener en cuenta las limitaciones técnicas para elegir la medida más adecuada: espacio disponible, características propias del edificio y de sus instalaciones, aspectos ambientales, presencia de los usuarios, actividades que se deban interrumpir durante la ejecución de las mejoras, etc...
    • Realizar una valoración económica de las medidas anteriormente descritas, teniendo en cuenta el coste por la sustitución y/o mejora de equipos e instalaciones, de la mano de obra y del material necesario, de licencias y honorarios técnicos, etc...
    • Calcular el ahorro energético, y por tanto económico, específico de cada medida propuesta para la mejora del comportamiento energético del edificio auditado. En este cálculo es necesario tener en cuenta no sólo los consumos energéticos antes y después de la reforma, sino también otros costes de explotación como puede ser el coste de mantenimiento.
    • Analizar la viabilidad de la inversión, a partir del coste total de las medidas de mejora y teniendo en cuenta el ahorro económico conseguido mediante la ejecución de dichas mejoras.
    • Redactar el informe final, para entregarlo posteriormente al cliente y que incluirá los cuatro apartados anteriores.

 

OBLIGATORIEDAD DE LA INSTALACIÓN DE CONTADORES DE CALEFACCIÓN, AGUA CALIENTE SANITARIA Y REFRIGERACIÓN

El CGCAFE informa que, según fuentes del Ministerio de Industria, esta obligatoriedad está recogida en la Directiva Europea y la transposición total debería aprobarse a lo largo de 2016.

El Gobierno en funciones ha aprobado el pasado 13 de febrero, el RD 56/2016, de 12 de febrero, por el que se transpone parcialmente la Directiva 2012/27/UE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 25 de octubre de 2012, relativa a la eficiencia energética. Este Decreto ha introducido la regulación en lo referente a auditorías energéticas, acreditación de proveedores de servicios y auditores energéticos y promoción de la eficiencia del suministro de energía, sin que se haya incluido la obligación de contar con sistemas de medición individual de consumo en las calefacciones centrales.

El Ministerio de Industria prevé que a lo largo del año se complete la transposición de la Directiva, y al respecto ha informado que "queda solo pendiente la transposición de la obligación de instalación de contadores de calefacción, agua caliente sanitaria y refrigeración. Esta obligación sí estaba recogida en el borrador de Real Decreto de junio de 2015, que fue sometido a trámite de aprobación por parte del Consejo de Ministros. No obstante, dado el impacto económico que dicha obligación puede suponer a los consumidores, en especial a aquellos más vulnerables, surgieron discrepancias entre los distintos departamentos ministeriales en relación con la oportunidad de su aprobación. En cualquier caso, al tratarse de una obligación recogida en una Directiva Europea, el Estado Español tiene la obligación de transponerla para que los consumidores españoles tengan la citada obligación. En este sentido, le informo que desde este Ministerio se está trabajando en la redacción de esta normativa, que será aprobada tan pronto como exista consenso y las circunstancias actuales lo permitan".

Compártelo

Submit to FacebookSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

Comentarios potenciados por CComment

Copyright © diseño: safinco.com -  Condiciones legales

});})(jQuery);